Punta Alta habló sobre Cannabis Medicinal2 min lectura

En junio, tras una propuesta por parte de la ingeniera agrónoma Silvina Bracamonte del INTA Coronel Rosales, se  decidió visitar la localidad de Punta Alta como parte de la charla pública abierta y gratuita que la asociación realiza mensualmente.

Dejamos Bahía Blanca el sábado 16 rumbo en la combi que nos facilitó el municipio de Rosales, llegamos a la Biblioteca Popular Juan Bautista Alberdi y a la brevedad comenzamos la actividad con la mesa integradora desde las 17.00 hs.

A las 18.30, en el auditorio, comenzó la serie de 3 charlas en torno al abordaje médico, científico y social y el Cannabis Medicinal.

La gestión del evento se realizó en conjunto con la Secretaría de Salud del Municipio, a través del Departamento de Docencia del Hospital Municipal Eva Perón, junto a la Oficina INTA Coronel Rosales, de forma similar al evento realizado en  Tornquist en 2017.

El auditorio no tardó en exceder su capacidad, con más de 200 personas presentes en todo momento y alrededor de unas 300 a lo largo de toda la actividad.

Las representantes locales, Silvina y la médica clínica Cristina Corino, inaguraron el evento, que contó con una breve introducción al trabajo de la asociación civil “cultivo mi medicina” por el técnico agropecuario Alejo Ferreras. Desde allí, Francisco Mora -ingeniero agrónomo y docente de la UNS- explicó la historia del cultivo en el mundo y su adaptación en Argentina antes y post prohibicionismo estadounidense de la marihuana.

A continuación, el farmacéutico y docente de la UNS Alejandro Bucciarelli aportó una introducción completa a los preparados de cannabis, desde su química, calidad e impacto en la salud. También abordó los riesgos y estafas que existen en la comercialización del aceite en el mercado gris en sitios de comercio electrónico como mercadolibre.

Como conclusión, la médica emergentóloga Virginia Ventura presentó ahondó en los usos y controversias del cannabis medicinal.

Agradecemos especialmente a Hernan Del Puerto (presidente de la biblioteca popular Alberdi), a Silvina y Crisitina, al Municipio de Rosales por la movilidad en la ida y la técnica de sonido. También agradecemos a Matias Falaschi por esto último.

Corré la voz